viernes, 11 de noviembre de 2011

Las pseudociencias llegan a la escuela: kinesiología educativa

La fórmula es tentadora para muchos incautos. Sólo unos minutos al día bastan para ser más inteligente, sociable, hábil y seguro de sí mismo. Colocar una mano en el ombligo y con la otra frotar intensamente un punto debajo de la clavícula, por ejemplo, ayuda a los niños a permanecer alerta durante la lectura de un texto. Girar la cabeza de lado a lado mejora la inteligencia. Vestirse con los ojos cerrados, estimula los sentidos. Cruzar la pierna derecha sobre la izquierda, levantar la muñeca y doblar el codo, tranquiliza. O imaginar una  “X” para “activar los dos hemisferios”. También hay una especial obsesión con el agua. Dicen que el agua debe retenerse en la boca, porque así podrá ser absorbida directamente desde allí hacia el cerebro: Beban un vaso de agua antes de las actividades de BrainGym®. Al ser un componente fundamental de la sangre, el agua resulta de vital importancia para transportar oxígeno hasta el cerebro. Y así sucesivamente.
Sí, movimientos del cuerpo para ser más inteligente. Además de hincar los codos, nada como mover la cabeza como una gallina. Pero claro, los libros sobre gimnasia cerebral no dicen así las cosas: usan terminología altisonante y vagamente científica para que los docentes queden impresionados: “formación reticular”, “aumento de oxidación”. Esa clase de verborrea.
Estas son las promesas de la gimnasia cerebral. Una pseudociencia que se practica desde hace décadas en los Estados Unidos e Inglaterra, y que poco a poco se introduce en algunas escuelas de España, a través de diversas publicaciones de quiosco, páginas web o cursillos de lo más pintoresco y esotérico. Otra pseudociencia más cómo la Homeopatía o la Terápia Gestáltica, que si no fuera por el creciente número de seguidores y su infiltración en las escuelas daría risa.
Pero si todavía no se creen de lo que puede hacer por ustedes la kinesiología, entonces prueben este otro movimiento con los dedos para que llegue sangre y oxígeno al cerebro de forma más eficiente: Forme una “C” con el pulgar y el dedo índice de una mano, y apóyela a uno u otro lado del esternón, justo por debajo de la clavícula. Frote suavemente durante unos veinte o treinta segundos colocando, al mismo tiempo, su otra mano justo por encima del ombligo. Cambie a continuación de mano y repita la misma operación.
Si aún no se parten de risa, ahora se les helará la sangre: en países como Inglaterra, BrainGym® está patrocinada por las autoridades locales y financiada por el Estado, y la formación necesaria para aplicarla cuenta como crédito curricular para el profesorado. Algo así como el disparate institucionalizado, al que van de camino algunas escuelas catalanas.

La kinesiología educativa se practica ya en Catalunya en algunas escuelas públicas [I],[II],[III],[IV] en otras rodeadas del aura de la perpetua renovación pedagógica (renovarse tanto es lo que tiene) [I], forma parte del catálogo de recursos educativos del Xtecmerlí [I], también cuenta como crédito curricular [I], como licencias de estudios retribuidas [I], [II] y se difunde cómo cursos de formación para maestros [I] e incluso sanitarios [I]. No sería de extrañar que de seguir así, el Departament de Ensenyament fuese a parar a la "Lista de la Vergüenza" (y no sólo por los recortes).
El BrainGym®, gimnasia cerebral o kineseología educativa, fue desarrollada por el Paul Dennison en los años setenta. Consistente en movimientos y ejercicios que estimulan el funcionamiento de ambos hemisferios cerebrales. Partiendo del principio de que cuerpo y mente son un todo inseparable y de que no hay aprendizaje sin movimientos, Paul Dennison se sacó de la manga una serie de movimientos coordinados cuyo objeto es activar los sentidos y facilitar la integración y asimilación de nuevos conocimientos. Marca registrada internacionalmente, el programa BrainGym® desarrollado por Dennison mezcla, además, técnicas y filosofías orientales cómo la acupuntura y el yoga.  El bulo en forma de libro: “BrainGym: aprendizaje con todo el cerebro”, donde se exponen una serie de 26 ejercicios para realizar en el aula, se vende en 87 países, se ha traducido a 40 idiomas, y pretende:
"Ante la evidencia del fracaso escolar, los educadores han desarrollado métodos para lograr la adaptación del niño al sistema. Pero ¿por qué razón algunos alumnos fracasan y otros no? La solución que da la kinesiología educativa es el aprendizaje en varios frentes, implicando en ello al conjunto del cerebro mediante la modificación y corrección de los movimientos utilizando ejercicios de Brain Gym, que ayudan al alumno a acceder a partes de su cerebro que anteriormente se encontraban bloqueadas"

A pesar de ser presentado como un científico, Dennison nunca ha publicado ningún artículo en revistas médicas, ni sus supuestas investigaciones han sido revisadas por investigadores independientes, una práctica conocida como revisión por pares (peer reviewed). En la base de datos médica internacional PubMed, que incluye más de 19 millones de referencias de revistas y publicaciones científicas de todo el mundo, no aparece ni su nombre ni mucho menos su método. Es más, en la página oficial de la empresa BraynGym® International se asume que "no está claro por qué estos movimientos funcionan tan bien." A renglón seguido, la compañía enumera una serie de artículos sobre la técnica, pero todos ellos publicados en el  Brain Gym ® Journal, una revista de la propia institución.
Cómo señala Ben Glodacre en “Bad Science”, la situación es muy preocupante: 
El mismo maestro que explica a los niños que el corazón bombea sangre a los pulmones y, luego, al resto del cuerpo, está contándoles también que, cuando hacen el ejercicio bautizado como Activador de Energía (que resulta demasiado complicado para describirlo aquí), 'el movimiento hacia atrás y hacia adelante de la cabeza incrementa la circulación sanguínea hacia el lóbulo frontal, lo que favorece una mayor capacidad de comprensión y de pensamiento racional'. Asusta aún más pensar que ese mismo docente estuvo sentado durante toda una clase escuchando y aprendiendo ese tipo de estupideces de boca de un instructor de Brain Gym sin cuestionarlo ni poner en duda sus palabras". 
Más allá de la estupidez de algunos ¿por qué se cuela la kinesiología educativa en las escuelas? En el artículo “Educators’ Views on the Role of Neuroscience in Education”, publicado en 2007 en la revista científica ‘Mind, brain and Education”, encontramos parte de una posible explicación. Sus autores se propusieron averiguar qué conocimientos tienen los maestros y profesores sobre los procesos de aprendizaje humano. El 87% de los encuestados afirmaba que era importante saber cómo funciona el cerebro cuando se aprende, pero la mayoría mostró una total ignorancia sobre el funcionamiento de cerebro y del sistema nervioso central, a pesar de que muchos de ellos realizaban ejercicios de gimnasia cerebral en el aula. Otra posible causa de este fenómeno se describe en “The seductive allure of neurosciences explanations”, publicado en el Journal of Cognitive Neuroscience en 2008. La explicación de fenómenos psicológicos, señalan sus autores, genera más interés si contiene información neurocientífica. La información neurocientífica falsa o palabras técnicas irrelevantes para explicar un fenómeno psicológico, interfiere en la capacidad de las personas para valorar de forma crítica la explicación subyante a tales fenómenos. Es decir, que la gente cree con más facilidad información falsa sobre la mente si va adornada con palabras técnicas irrelevantes. En el fondo subyace la cuestión de la formación, capacitación y selección de los docentes, de la que ya hemos dicho algo en otros posts [I][II][III].
El despropósito es tan mayúsculo que no vale la pena argumentar o aportar pruebas, cualquiera puede encontrar información asequible y actual sobre lo que se sabe de los procesos de aprendizaje, funcionamiento cerebral y neurociencias en general. Muy recomendables para estos maestros creyentes de la ‘mágia potagia’ los libros "Neuroscience for Dummies" o “Clinical Neuroanatomy made Ridiculously Simple".
 ______________________________
 Nota: Gracias a XakataCiencia por tratar primero este tema, por las partes de su texto que copiamos aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario