martes, 8 de noviembre de 2011

¡Ideas de Genio! Los niños serán emprendedores

El Govern de la Generalitat ha presentado su plan para incentivar el nacimiento de nuevos emprendedores a través de la educación .
"Desde la educación infantil, se fomentará el espíritu emprendedor" con el objetivo de "entender los conceptos económicos básicos" y que la relación entre la actividad escolar y la de los adultos en la vida laboral, para demostrar que será útil. Para esta reforma, el Govern contará con entidades de referencia, cuya lista aumenta con respecto a una formación más avanzada.
El Ejecutivo catalán asegura que el plan supone invertir en formación, impulsar la escuela de verano de los emprendedores, estudiar los casos de empresas emprendedoras de Catalunya e impulsar la formación de los profesores. Según Rigau, el plan está basado en la resiliencia, es decir en la capacidad de superación y de sobreponerse a las adversidades; un concepto que aparece en los informes PISA.
 Fuente de la noticia: La Vanguardia (08-11-2011)
________________________________________________
¿Que es la Resilencia? El vocablo resiliencia llegó hace unos cuantos años y arrasó en una verdadera espiral de éxito. En poco tiempo empezó a ser usado por todo el mundo y a infiltrarse en las Ciencias Sociales un campo tan dado a la importación de material procedente de otras disciplinas, a su fácil uso analógico y a la especulación. Y más especialmente en ciertas ramas de la Psicología, muy dadas todavía a la charlataneria embaucadora (¿será casualidad que la Consellera es psicóloga?). Pero hemos dicho vocablo, que no concepto, porque sus características fonéticas, que le confieren casi la condición de palabro, parecen reñidas con una adecuada evaluación semántica. «¿Cómo? ¿Resistencia dices?» O «¿Residencia? … ¿y qué tiene que ver una residencia con este asunto?» Por no hablar de la etimología, que casi garantiza su incomprensión, salvo quizás para un especialista en lenguas clásicas. Parece ser que, en latín, resilire quiere decir «volver a entrar saltando» o «saltar hacia arriba», aunque también puede significar «apartarse» o «desviarse». Afortunadamente, hay quien afirma, aunque resulta extraordinariamente difícil verificarlo, que el origen científico de la palabra resiliencia se sitúa en el campo de la física aplicada y hace referencia a la resistencia de algunos materiales al deterioro y la destrucción. ¡Eso ya se entiende más!
En definitiva, que se trata de un término misterioso - como el flogisto-, de los que suelen fascinar a los amantes de estar a la última, que lo utilizarán fingiendo naturalidad y subiendo las cejas en gesto cómplice: «Es un gran resiliente, ¿sabes?» Y con eso está todo dicho.  
Por supuesto, no está nada dicho, ya que la resiliencia tiene una capacidad de impacto en lo superficial y pura tautología subyacente (por mucho que lo aconseje PISA). El paciente es un alcohólico porque bebe, es esquizofrénico porque delira o… es resiliente porque se mantiene relativamente bien, a pesar de lo mucho que ha sufrido.
Sin duda, un buen principio para asentar una nueva reforma educativa -otra más- basada en la evidencia científica. ¡Si señor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario