jueves, 30 de junio de 2011

La extirpación de las amígdalas antes de los 20 años aumenta en un 44% el riesgo de infarto

Un estudio concluye que la extracción de los órganos secundarios linfoides no es tan inocua como se creía.

La extirpación de las amígdalas antes de los 20 años de edad aumenta en un 44% el riesgo de infarto agudo de miocardio (IAM) mientras que la extirpación del apéndice lo hace en un 33%. El dato se desprende del estudio Childhood appendectomy, tonsillectomy, and risk for premature acute myocardial infarctiona nationwide population-based cohort study publicado recientemente en el European Heart Journal. “Aunque todavía no se sabe a ciencia cierta el mecanismo exacto, los autores del estudio creen que el aumento del riesgo de infarto ante una extirpación de apéndice o amígdalas es consecuencia de la alteración que provoca esta cirugía en el sistema inmune” destaca el Dr. Alfonso Varela Román, vicesecretario de la Sociedad Española de Cardiología
Tanto las amígdalas como el apéndice son considerados órganos linfoides secundarios y forman parte del sistema inmunológico humano, por lo que desempeñan un papel importante en la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, con mayor relevancia durante los primeros años de vida. La extirpación de las amígdalas y del apéndice son intervenciones quirúrgicas comunes. Concretamente, en nuestro país, entre el 10% y el 20% de los menores se someten a alguna de estas dos operaciones.
“Lo que se hace cada vez más evidente con estudios como éste es el papel que juega la inflamación en el desarrollo de la arterioesclerosis, que a su vez puede derivar en un infarto” prosigue el Dr. Varela Román.
“Es importante no alarmar a la población sobre estas intervenciones, ya que el estudio sólo sugiere la existencia de una posible relación causal, lo que sí que recomendamos desde la Sociedad Española de Cardiología es que únicamente se realicen en los casos en los que otro tipo de tratamiento no haya sido efectivo, evitando las intervenciones de tipo preventivo, ya que diversos estudios realizados en los últimos años, demuestran que la extirpación de estos órganos linfoides secundarios no es tan inocua como se creía” concluye el doctor.
El estudio fue realizado de forma retrospectiva por investigadores del Departamento de Salud Pública del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia). Se analizaron los registros nacionales de salud de Suecia entre 1955 y 1970, en los que se obtuvieron 54.449 apendicectomías y 27.284 amigdalectomías realizadas a menores de 20 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario