viernes, 4 de febrero de 2011

L'herència genètica paterna influeix en la conducta sòcial

 Avui un post més especialitzat i una mica més llarg de l'habitual.
Los genes activados en una persona expresan ambas copias, una heredada de la madre y otra del padre, los genes de impronta o 'imprinting', que se cree influyen durante el desarrollo, tienen sólo una copia activada. Cómo señalan Campos-Castelló y cols. (1998) en el artículo "El fenómeno del ‘imprinting’ genómico y sus implicaciones en clínica neuropediátrica", muchos son los años transcurridos y los avances genéticos realizados desde que fueron postuladas las leyes de Mendel en las que la transmisión hereditaria dependía de factores inmutables (‘genes’), que en un 50% procedían de cada uno de los progenitores. Dicho de otra forma, la creación y desarrollo de un nuevo ser dependía inexcusablemente de la presencia del ADN de ambos padres. El desafío de la genética actual se ha centrado en intentar clarificar aquellas situaciones en las que el mecanismo de herencia no sigue las leyes mendelianas. De esta forma, surge el concepto de ‘imprinting’ genómico como algo difícil de comprender y que hace referencia a que un gen se puede expresar de forma diferente según se herede del padre o de la madre.
El término ‘imprinting’ fue utilizado por primera vez por el biólogo y etólogo  Konrad Lorenz para explicar cómo la conducta animal se podía ver irremisiblemente alterada si se introducían modificaciones en etapas críticas de la vida, cómo por ejemplo sus conocidos experimentos con patitos. La primera vez que dicho término se utilizó en el campo de la genética fue para referirse a genes como los del cromosoma X del varón, que se expresaban tan sólo a través de uno de sus alelos cuando lo habitual es que lo hicieran a través de sus dos alelos, el uno de origen materno y el otro de procedencia paterna. En definitiva, nos encontramos ante un mecanismo de regulación genética que modula el crecimiento, la conducta y la supervivencia de las especies. Además, tiene lugar en etapas muy precoces de la vida, incluso antes de la concepción y puede borrarse al cabo de varias generaciones. Más información sobre este tema puede encontrarse en "Genomic imprinting: parental influence on the genome", artículo de revisión publicado en Nature Genetics en 2001, o también en la socorrida Wikipedia.
La impronta genómica puede influir en la conducta social, según se desprende la las conclusiones del reciente estudio "Distinct physiological and behavioural functions for parental alleles of imprinted Grb10", publicado en la revista Nature a finales de Enero de 2011.
Imprinted genes are those that are 'marked' in a parental-specific way. a, As primordial germ cells enter the genital ridge of developing female and male embryos, all imprinting marks are erased10. b, Bottom, as female germ cells grow and develop into oocytes, the Dnmt3L gene, possibly with Dnmt3a and/or Dnmt3b, is involved in reintroducing maternal-specific imprints2, 3. Top, these genes are also expressed during sperm development but how they function in paternal imprinting is unknown. c, After fertilization, a zygote is formed with both genetic and epigenetic (imprinting) contributions from the parental genomes. GV oocyte, germinal-vesicle oocyte.
Los autores de este estudio, muestran que la versión derivada del padre del gen de impronta Grb10 está vinculada a la dominación social. Los modelos experimentales que carecen de la expresión del gen derivado del padre son más propensos a participar en el aseo social, y menos propensos a retirarse en un encuentro violento con un individuo no familiar.
Aunque los genes de impronta han sido implicados ya antes en el cuidado parental, este estudio es el primero en indicar su influencia sobre una conducta social específica. Y Grb10 es inusual, incluso entre los genes de impronta, porque se muestra que el origen paterno influye donde el gen se expresa y también su función. La versión paterna se expresa en el cerebro donde influye en la conducta adulta, mientras que la versión materna se expresa periféricamente y se vincula al crecimiento fetal. Desde una perspectiva evolutiva, se cree que esta estrategia podría haber permitido a un único gen tener dos papeles distintos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario