lunes, 7 de febrero de 2011

L'autocontrol a la infància prediu la salut i l'èxit a la vida adulta

El autocontrol en la infancia predice la salud y éxito en la vida adulta
Las habilidades de autocontrol de un niño, como la meticulosidad, autodisciplina y perseverancia, pueden predecir la salud, bienestar e historial delictivo en años posteriores de su vida, con independencia de su coeficiente intelectual o clase social.
Estas son algunas de las conclusiones del estudio "A gradient of childhood self-control predicts health, wealth, and public safety" ('clic aqui' para acceder al estudio completo)  publicado recientemente en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).
Los investigadores recopilaron información sobre más de 1.000 participantes en el Multidisciplinary Health and Development Study en Dunedin (Nueva Zelanda), en el que se les siguió desde el nacimiento hasta los 32 años de edad, con una tasa de retención del 96%.
A partir de evaluaciones habituales realizadas por profesores, padres, observadores y los mismos participantes, los investigadores descubrieron que incluso después de tener en cuenta el coeficiente intelectual y la clase social, los niños que demostraron mayores niveles de autocontrol a edades tan tempranas como los tres años, eran menos propensos que aquellos con un menor autocontrol a desarrollar problemas de salud comunes, abuso de drogas, experimentar dificultades con créditos y la gestión económica, criar a un hijo en un hogar monoparental o estar convictos por delitos en la edad adulta.
[Clic en la gráfica para ampliar] Gradiente de auto-control. Los niños con bajo auto-control tuvieron una peor salud (A), más problemas economicos (B), más frecuente en niños con familias monoparentales (C), y más problemas legales (D) que aquellos con un alto auto-control.
En una segunda muestra de 500 gemelos británicos no idénticos, los hermanos que puntuaban más bajo en las medidas de autocontrol a los cinco años eran más propensos que sus hermanos a comenzar a fumar, tenían peores resultados académicos y participaban en conductas antisociales a la edad de 12 años.
Según señalan los investigadores, a los niños cuyo autocontrol mejoró durante el estudio les fue mucho mejor de adultos en las medidas de salud, económicas y delictivas de lo que predecían sus puntuaciones infantiles iniciales.
Los autores destacan que las intervenciones tempranas para mejorar el autocontrol podrían beneficiar a los niños de todo tipo, desde los de tipo medio a los que se encuentran bajo mayor riesgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario